8-“Habilidades emocionales para docentes”

Salud y Bienestar. Jueves 18. 16h-17.30h
José Luis Antoñanzas y Carlos Salavera

José Luis Antoñanzas y Carlos Salavera
E-mail: jlantona@unizar.es / salavera@unizar.es

José Luis Antoñanzas
Dr. en Psicología por la Universidad de Zaragoza. Máster en prevención de Riesgos laborales por la Universidad Francisco Vitoria de Madrid, Máster en Psicología del Tráfico y de la Seguridad vial por la Universidad de Valencia. Magister de estudios sociales aplicados por la Universidad de Zaragoza. Psicólogo del tráfico y de la educación. Profesor de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de Zaragoza.

Carlos Salavera
Doctor en Psicología por la Universidad de Zaragoza. Licenciado en Psicología en la Universidad de Granada. Trabajador Social por la Universidad de Zaragoza. Experto en Psicosociología. Actualmente, es profesor ayudante–doctor en la Facultad de Ciencias de la Salud. Anteriormente, trabajó en temas de salud mental en la Fundación Rey Ardid Zaragoza durante 10 años y como orientador en centros sociolaborales de Zaragoza.

CONTENIDO

Una cuestión fundamental en la docencia es el control de las emociones. A lo largo del tiempo y en el transcurso de su carrera profesional los docentes nos enfrentamos a diversas situaciones que requieren de un dominio de las emociones. Los niños con problemas, activos y poco atentos influyen negativamente en el estilo instructivo y educativo del docente, y por ende en el aprendizaje del alumno. Por otra parte es sabido que en los aprendizajes académicos de los alumnos no solo es fundamental el adquirir conocimientos en las materias llamadas tradicionales, matemáticas, leguaje o historia, sino que también hay que completar la formación del alumno con la dimensión emocional. Debemos de tener en cuenta que los jóvenes están formado su autoconcepto y también su autoestima, donde las emociones juegan un papel muy importante. Por todo ello creemos que es necesario dotar a los profesionales de la enseñanza de recurso y herramientas que le permiten adaptarse mejor a las situaciones escolares y sociales. Las habilidades emocionales le permiten no solo controlar mejor sus propias emociones sino también atender y comprender las emociones de los alumnos.

PARTICIPANTES: 25 personas.