Éxito del 2º Congreso de Inteligencia Emocional y Bienestar

Por Juan Antonio Planas Domingo. Presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía

El 2º Congreso de Inteligencia Emocional y Bienestar se ha celebrado el pasado mayo de 2015 en Zaragoza con más de 600 asistentes. A lo largo de este Congreso se han presentado conferencias y comunicaciones de las últimas investigaciones y experiencias sobre el tema. Buena parte de los expertos de este Congreso han coincidido en destacar que la educación emocional va a constituir la verdadera revolución educativa en los próximos años.

No ha sido un Congreso más al uso, sino que los asistentes se han encontrado muy bien acogidos con un buen programa académico y cultural y una atención personalizada por parte de los organizadores.

El CIIEB se ha desarrollado sobre cuatro grandes ejes: la creatividad, la salud y el deporte, lo social y familiar y el mundo laboral.

Queremos hacer partícipes de este éxito a todas las entidades públicas y privadas que desde un primer momento han apostado por él. Sobre todo como Presidente del Comité Organizador quiero hacer una mención especial a mis compañeros de los dos Comités, ya que sin su trabajo denodado durante estos dos últimos años hubiera sido imposible. Hemos configurado un equipo de profesionales conformado por 60 personas con una gran cohesión y, sobre todo, con unas excelentes relaciones humanas. Es destacable que en cada una de las reuniones mensuales que hemos celebrado han asistido como mínimo 30 personas. Esto nos da una idea de la implicación y altruismo de este excelente equipo humano.

Es necesario reseñar que al día siguiente de finalizar este 2º Congreso todos los miembros de estos dos comités y alguna incorporación más, ya se han puesto a trabajar de cara al 3er Congreso que se va a celebrar del 21 al 24 de mayo de 2017. Conociendo la dedicación y responsabilidad de los miembros de ambos comités, ya podemos aventurar que esta próxima cita tendrá como mínimo el mismo éxito que las dos anteriores.

LA EDUCACIÓN EMOCIONAL AUTÉNTICA REVOLUCIÓN EDUCATIVA

Estamos asistiendo atónitos a continuos cambios en las etapas educativas, en los programas, en algunas materias. Cambios que casi nadie ha pedido. Y sin embargo, apenas se habla de lo que realmente es importante y de lo que va a significar el verdadero cambio que permita homologarnos con el éxito escolar de la mayoría de los países de la OCDE. Por tanto, es urgente poner en marcha un proceso de enseñanza-aprendizaje centrado “no solo en la ‘parte’ cognitiva, sino también en la emocional y social”. El sistema educativo actual debería responder a las necesidades de la comunidad educativa del presente y de las que se prevén en el futuro. Desde luego, con estas medidas no sólo no se están abordando sino que van en dirección contraria.

Cuando recordamos a los profesores que nos han dejado más huella ¿son los que poseían más cualidades científicas o eran aquellos que mostraban más afabilidad, más simpatía o aquellos que nos animaban en los momentos oportunos? El profesorado, en general, no está preparado de en las competencias emocionales. Hasta que no se incorpore en la formación inicial y continua de forma sistemática, con la calidad y duración suficiente, por el momento queda en manos del voluntarismo de unos pocos que se animan a ponerla en práctica. Pero es que además todavía no hay especialistas universitarios formados, ni siquiera existe una sensibilización sobre la importancia de lo que estamos hablando.

Personas de reconocido prestigio como Eduardo Punset, se preguntan del por qué no se ha incorporado la inteligencia socioemocional en los currículums de todas las etapas. Según este experto, diferentes estudios han demostrado que la Inteligencia Emocional previene riesgos como la violencia o consumo de drogas y alcohol en los niños y adolescentes. También incide en su crecimiento positivo y bienestar personal y social, haciendo que sean menos vulnerables.

Tal como reseñamos en las conclusiones: Proponemos a los agentes sociales, administraciones educativas, profesionales de la educación y partidos políticos un Pacto por la Educación, que contemple la Educación Emocional como uno de los pilares fundamentales.

 EL PAPEL DEL PROFESOR EN LA ESCUELA DEL FUTURO

El nuevo rol del profesorado no debe ser el de mero transmisor de conocimientos sino el de conductor de un grupo, una persona que sabe sacar lo mejor de cada alumno, que resuelve asertivamente los conflictos en el aula, que no permite que haya alumnos desmotivados o descolgados, que utiliza metodologías adaptadas a las características de sus alumnos, que logra un grupo clase respetuoso y donde tiene mucho más protagonismo la totalidad de los alumnos. Los conocimientos se pueden encontrar en numerosos lugares pero favorecer determinadas actitudes sólo lo pueden hacer este tipo de personas.

Los profesionales de la educación encontramos con frecuencia que el origen de los problemas de aprendizaje hay que buscarlos en situaciones emocionales no resueltas. Por ejemplo, ¿cómo puede un muchacho estar atento a las explicaciones de un profesor cuando sus padres están en un proceso de separación y durante la noche anterior han tenido una fuerte discusión?

Los profesores deberían tener una sólida formación en inteligencia emocional y, lo que es más importante, deberían poseer habilidades sociales y competencias emocionales. El perfil del profesor que se necesita en estos momentos es más el de conductor de la clase, el de la persona que sabe extraer lo mejor de cada alumno, que sabe motivar, que favorece una buena interrelación entre todos los alumnos. Los conocimientos se pueden encontrar en numerosos lugares pero favorecer determinadas actitudes sólo lo pueden hacer este tipo de personas. Esto mismo es extrapolable al profesorado de formación profesional o estudios superiores.

De igual manera, ese profesor emocional debe tener competencias para dirigir las reuniones de trabajo con el resto de profesorado y en las intervenciones con las familias. Es fundamental mantener frecuentes reuniones con las familias a título individual y colectivamente. En ese sentido las estrategias para llevar a cabo una entrevista asertiva es fundamental.

Los profesionales de la educación encontramos con frecuencia que el origen de los problemas de aprendizaje hay que buscarlos en situaciones emocionales no resueltas. Por ejemplo, ¿cómo puede un muchacho estar atento a las explicaciones de un profesor cuando sus padres están en un proceso de separación y durante la noche anterior han tenido una fuerte discusión?

Los profesores deberían tener una sólida formación en inteligencia emocional y, lo que es más importante, deberían poseer habilidades sociales y competencias emocionales. En ese sentido habría que destacar la trayectoria del profesor zaragozano, César Bona, el único candidato español a los “Global Teacher Prize. Defiende una educación basada en el respeto, la empatía y la sensibilidad. Comenta que puede haber profesores muy inteligentes y con un gran bagaje cultural, pero que no sepa comunicar bien. Recalca que lo importante es la actitud. Según Bona, ser maestro no es sólo abrir el libro, mandar deberes y cobrar. Tiene que ser alguien que inspire porque los alumnos van a estar varias horas al día y para bien o para mal nos van a recordar.

Hay que mejorar el actual sistema de oposiciones donde exclusivamente se valora la capacidad memorística del opositor. Tal como se señala en el informe Mckinsey o el Teach for America y en los distintos informes PIRLS o TIMMS, los sistemas educativos de más éxito tal como el de Finlandia son los que se han dotado de profesionales bien motivados y con excelentes expedientes académicos. Proponemos que haya un buen periodo de prácticas donde se tengan en cuenta las competencias necesarias para un buen profesor: gestionar el clima de aula, saber motivar al alumnado, gestionar correctamente los conflictos, llevar adecuadamente las entrevistas con las familias, en fin mostrar unas buenas habilidades sociales y emocionales.

ÉXITO ESCOLAR A TRAVÉS DE LAS HABILIDADES SOCIALES

Si queremos reducir el actual fracaso y abandono escolar habrá que implementar otro tipo de medidas que no sean los continuos cambios de currículums. La nueva corriente psicopedagógica plantea que el profesorado se preocupe de que sus alumnos tengan buen rendimiento en las áreas instrumentales, y además posean habilidades sociales: empatía, expresión y comprensión de los sentimientos, independencia, capacidad de adaptación, cordialidad, amabilidad y respeto. Posiblemente, el modelo actual de escuela, centrada en los contenidos, puede estar fracasando. En la web de la COPOE: www.copoe.org hay varios documentos interesantes que pueden servir para este fin.

Por lo general la escuela ha sido un ámbito muy rígido centrado más en el profesorado y en los contenidos que en los ritmos de aprendizaje del alumnado. Sin embargo, los objetivos de la enseñanza tal y como la conocemos hasta ahora quizás no hayan dado respuesta a todas las posibilidades y talentos que pueden desarrollar los escolares. En otras palabras, más de uno cree que no se han hecho del todo los deberes y no se prepara a los chicos y chicas lo suficiente para desenvolverse por el mundo con éxito y equilibro personal.

Hay alumnos con una capacidad intelectual normal que manifiestan bajo rendimiento académico y problemas de conducta. En ocasiones, el origen de estos problemas se encuentra en un conflicto afectivo con sus compañeros de clase o en la propia familia. Por desgracia, hay demasiadas situaciones de escolares, sometidos a presión por parte de sus compañeros o bien alumnos provenientes de ambientes familiares donde alguna emoción natural está censurada, lo que impide al menor su vivencia, expresión y el aprendizaje de su manejo. Sería necesario la implantación de programas didácticos debidamente diseñados, evaluables y bien fundamentados teóricamente, supervisados por profesionales con formación pedagógica. Estos programas deberían ser parte del currículum del centro. En la web de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, se encuentran archivos libre muy interesantes: www.psicoaragon.es

 

CONCLUSIONES DE ESTE 2º CONGRESO

 

  • Apostamos porque Zaragoza sea la ciudad referente de la Inteligencia Emocional. Este 2.º Congreso se verá completado por investigaciones, publicaciones, cursos formativos y proyectos de innovación educativos.

 

  • La Educación Emocional y la Psicologia positiva van a constituir la verdadera revolución educativa en los próximos años.

 

  • Proponemos a las diferentes Administraciones educativas y agentes sociales que se incluyan las referencias a la Inteligencia Emocional en la normativa educativa.

 

  • Es imprescindible la formación en la educación de la Inteligencia Emocional en los currículum de la formación inicial y permanente del profesorado.

 

  • La Inteligencia Emocional es importante para el ámbito educativo, pero también lo es en el ámbito social, del deporte, de la salud, en el de la empleabilidad y, en definitiva, en todas las áreas relacionadas con el bienestar.
  • Las habilidades emocionales deberían ser previas a cualesquiera otras de tipo científico, investigador, etc.
  • En la sociedad del presente, y aún más en la del futuro, cada vez va a ser más necesario poseer habilidades emocionales para cualquier profesión. Por tanto, habrá que preparar a la ciudadanía para esas nuevas exigencias.
  • Las familias se convierten en un entorno propicio y necesario para trabajar la educación socioemocional desde una perspectiva preventiva en cada uno de sus miembros.
  • Es preciso seguir potenciando la colaboración de las familias y los centros educativos, servicios sociales, etc. para, facilitar que la participación siga mejorando la comunicación y el propio desarrollo de las competencias socioemocionales entra dichas familias y los Se insta a valorar la importancia del protagonismo de los niños y niñas para crearles espacios y ámbitos propicios para el desarrollo de la educación socioemocional y tengan un mayor equilibrio en su
    desarrollo emocional, cognitivo y social.
  • El emprendimiento es una competencia, no solo relevante en momentos de crisis, transversal en el desarrollo personal, académico y transversal. Es como una forma de vida.
  • La articulación con la empresa desde la Inteligencia Emocional es clave para el avance del tejido profesional y laboral.
  • Se insta a relacionar la empresa y el emprendimiento con los campos de educación formal, no formal e informal, porque unos con otros se nutren de una forma bidireccional y sistémica en la inteligencia emocional.
  • Hemos de ser críticos también con el hecho de que la Inteligencia Emocional no hace al profesional, aunque sí es una competencia clave en su evolución, crecimiento y expansión.
  • Es importante impulsar el desarrollo de trabajos científicos que contribuyan a integrar la inteligencia emocional en los distintos ámbitos de la vida de un modo adecuado.
  • Proponemos a los agentes sociales, administraciones educativas, profesionales de la educación y partidos políticos un Pacto por la Educación, que contemple la Educación Emocional como uno de los pilares fundamentales.

 

En definitiva, tenemos ante todos nosotros todo un reto ante el que tenemos que seguir avanzando.